Conocí de Libres en Cristo hace varios años atrás a través de la misma web, hice una lección de prueba pero no realice el curso por vergüenza, y realmente me negaba a creer que necesitara ayuda. Como un adicto pensaba que mi vida sexual estaba bajo control; intenté pedir ayuda un par de veces sin embargo desistí y fue hasta hace un año que por recomendación de mis pastores me inscribí en el Curso Visión Clara.

Estaba en uno de mis peores momentos ya que mi esposa me había confrontado con mi manera de vivir ocultando el pecado de ver pornografía a escondidas, reuní fuerzas para confesar a mis pastores y recibir ayuda en este proceso.

A lo largo del curso conocí que realmente mi vida y mi situación realmente le importaban a Dios y fue Él quien me mostró como salir de la cárcel de malos deseos en que me había metido. Aprendí la importancia de confesar y lo liberador que es cuando eres guiado por Dios para hacerlo. En el proceso que duró poco mas de un año, varias recaídas, y tres reinicios del curso, lo único que se mantuvo igual desde el principio fue el deseo de Dios de verme en libertad. Tambien aprendí que yo tengo que librar la batalla pero que no estoy solo y Cristo ya hizo la mayor parte, solo me resta ser intencional y buscar fuerzas en Él cada día para no apartarme de su luz.

Estuve a punto de perder mi matrimonio por las mentiras en las que me había acostumbrado a vivir, hoy se que estoy en un mejor punto pero reconozco que la batalla no ha terminado, se que tengo mucho por andar en el desarrollo de nuevas estructuras y hábitos que me permitan mantenerme sujeto de la Mano de Dios en libertad.

Al ver como Dios obra a través de este curso agradezco infinitamente los esfuerzo de nuestros hermanos y a los mentores que se han dejado usar para que este medio sea una herramienta para la Gloria de Dios.