VIVIANA

Dios ha quitado velos de mi vida, como por capas. Con el tiempo he vivido cosas que no estaban alineadas a su voluntad, por puertas que estaban abiertas y yo creía que ya estaban cerradas.

Iba dando vueltas en un mismo círculo, siempre terminaba en el mismo pecado que había caído hace mucho tiempo. El temor al  que dirían las personas, el mismo orgullo por no querer exponer el problema y la condenación me llevaron a años de silencio, sin hablar de mis debilidades con el nombre que ellas se merecían, esto me llevó a hundirme aún más. Haciendo este curso, pude entender que cuando yo era niña mi hermana mayor abuso de mí y con el tiempo yo me convertí en abusadora de mi hermana menor. Siempre supe que eso que pasó no estaba bien, nunca me animé a contarle a mis padres, pero pensaba que esas cosas pasaban entre niños, recién al ser tratado este tema del abuso dentro del curso pude comprender que eso que viví en mi niñez, en la inocencia, abrió puertas a demonios para que gobernaran mi vida. Además de las iniquidades de mi propia familia. Y así crecí con eso.

Le agradezco a Dios por este equipo que brinda ayuda a cristianos que necesitan libertad del pecado sexual, que muchas veces por el temor, o por los años que llevamos de conocer a Dios y tener estas luchas, callamos y no podemos vivir en plenitud con Dios y mucho menos ser lo que El demanda de nosotros. Al terminar el curso entiendo que esto es el inicio de muchas victorias que vienen por delante, el pecado fue expuesto, la piedra se ha corrido, no hay nada oculto que falte salir a La Luz, nada encubierto, el precio fue pagado, la sangre ha sido derramada. Queda un camino por conquistar y el acusador ha sido callado.

2016-12-16T14:27:26+00:00 16 Diciembre, 2016|
¿Necesitas Ayuda para ser libre del pecado sexual?
Inscríbete hoy en nuestro programa de consejería en línea.
Empieza haciendo clic aquí